La Casa de Campo, el pulmón de Madrid

La Casa de Campo es una de las joyas de Madrid. Un paraje incomparable donde uno puede disfrutar, hacer deporte, pasear, sentir la naturaleza y alejarse del mundanal ruido. Además, sus casi 2.000 hectáreas suponen el auténtico pulmón de Madrid. Es el mayor  parque de la capital de España (duplica la superficie  del Bois de Bolougne de París, es cinco veces más grande que el Central Park de Nueva York o 6,5 veces más amplio que Hyde Park de Londres).

La Casa de Campo está al oeste de Madrid. Se puede llegar en Metro apeándose en las paradas de Casa Campo, Batán y Lago. Las líneas de autobús  que nos dejan en este parque son: por el sur 25, 31, 33, 36, 39, 55 y 65;  por el este 41 y 75; y por el norte 160 y 161. Además, se puede acceder en el teleférico que sale de la calle Pintor Rosales en pleno Parque del Oeste

La Casa de Campo fue la antigua finca de Felipe II y posteriores reyes españoles.  Se utilizó como lugar de recreo y coto de caza de la familia real. Hasta que el 1 de mayo de 1931 (en los inicios de la II República) fue cedida al Ayuntamiento de Madrid que la abrió al público.  Aquel día, más de 300.000 madrileños visitaron la Casa de Campo por primera vez en su vida.

En la Casa de Campo, el visitante puede disfrutar paseando por sus diferentes veredas y caminos. Durante su camino, se maravillará con su preciosa y extensa  flora (sauces, retamas, pinos, encinas, castaños, acacias, cedros álamos, chopo, robles, plátanos de sombra y muchos más)  y su variada fauna (conejos, liebres,  87 clases de aves, ardillas, topos, erizos, murciélagos, largatijas, lagartos, culebras y otras especies animales).

Asimismo, la Casa de Campo es un lugar ideal para practicar varios deportes como ciclismo, atletismo,  mountain-bike, tenis, fútbol, patinaje, senderismo, natación y otros deportes acuáticos como piragüismo y triatlón en el Lago.

Por último, la Casa de Campo acoge al Parque de Atracciones de Madrid, al Zoo de Madrid, el Recinto Ferial de IFEMA, Pabellón Madrid Arena,  la Venta de Batán, el Paseo de la Gastronomía y el albergue juvenil Richard Schirrman. 

Foto vía Tripwolf

2 ComentariosDejar un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *