El yaciminento de “La Mezquita” en Cadalso de los Vidrios

La  iglesia mudéjar y la necrópolis  La Mezquita

En Cadalso de los Vidrios, un pueblo ubicado a unos 80 kilómetros  al suroeste de Madrid, se pueden ver los restos de  una iglesia románico- mudéjar y una  necrópolis. Una bonita excursión desde la capital.

El yacimiento de “La Mezquita” está formado por los restos de una iglesia de origen románico-mudéjar, con diversas fases constructivas, que a fines del siglo XX se arruinó de forma completa,  así como por el cementerio aledaño, con tumbas que van desde la época medieval   en el exterior del templo, hasta la moderna en el interior.

Completan el conjunto los restos de una torre caída junto a los muros de la cabecera, además de la sacristía, parte del albañal o sistema de evacuación de aguas y un pórtico, documentados en excavaciones recientes.

Su origen está vinculado a la Villa y tierra de Escalona, de la que dependerá durante toda la Edad Media, hasta 1634 cuando Cadalso de Los Vidrios logra el privilegio de villazgo.

Desde el 2004,  después de  la valoración de los restos para su incorporación en el Plan de Yacimientos Visitables de la Comunidad de Madrid, se han sucedido varias actuaciones de documentación, limpieza, excavación y consolidación de las áreas que articulan el enclave. Finalmente, en agosto de 2011, el yacimiento fue abierto al público.

Las excavaciones arqueológicas realizadas en la necrópolis han servido para documentar los diferentes momentos de utilización del cementerio. La fase más antigua de época plenomedieval (S.XII-XIII), está representada por una serie de tumbas antropomorfas excavadas en la roca granítica; luego aparecen inhumaciones en fosa simple, donde el cadáver estaría envuelto en un sudario e introducido en un ataúd de madera.

La última etapa llega con los  enterramientos intrusivos en las etapas anteriores, con osarios y gran diversidad de tipos de tumbas: fosas con cubierta granítica, de lajas y tumbas realizadas en adobe. Esta etapa estaría asociada a la última fase del edificio actual de la iglesia, posiblemente correspondiente a la ampliación y construcción del ábside, sacristía y campanario, entre los siglos XV y XVI.

Por último, en los restos exhumados del edificio se pueden ver  los diversos tipos de fábrica usados en la construcción del templo, dependiendo de la etapa o reforma: desde ladrillo mudéjar a encofrados de cal y canto, pasando por mampuestos enfoscados y sillería labrada de granito para las esquinas y zócalos.

Foto vía Es por Madrid

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *