El Mirador del Thyssen, una nueva terraza madrileña

mirador-thyssen-

El Mirador del Thyssen ha inaugurado  la temporada de verano.  Durante 90 noches (hasta el 13 de septiembre), se podrá disfrutar de un mirador en la azotea del museo. Todo ello con una cena regada con magníficos vinos.  Vamos a conocer tres motivos para pasar un bonita velada en este rincón madrileño.

1º. La carta de vinos:

Se trata de una ambiciosa apuesta por los vinos de vigneron, un término que comparte el doble significado de “viticultor” y “vinicultor” y con el que los franceses  se refieren a los caldos de ediciones limitadas hechos por bodegas pequeñas.

Detrás de la selección de esta notable carta se encuentra la empresa Alma Vinos Únicos y el equipo de Paco Berciano, que han escogido  20 referencias entre blancos, rosados y tintos que proceden de todos los rincones de España y que se alejan de las marcas más conocidas para profundizar en la historia de cada bodega, como Gaba do Xil 2014, un godello proveniente de Valdeorras (Ourense), o La Malkerida 2013, un 100% bobal de Bruno Marciano hecho en Requena (Valencia).

2º. Las vistas:

Se puede disfrutar la brisa que corre en las azoteas, por lo que hay cola para ascender a los áticos en los atardeceres madrileños. Y las del quinto piso del Thyssen-Bornemisza son de las mejores de la capital: apuntan a Los Jerónimos y ofrecen paz y  tranquilidad en pleno Paseo del Prado.

En sus 250 metros sobresalen las  flores frescas, la mantelería de hilo o las vajillas de la marca francesa Villeroy & Boch. Además, en el restaurante de una pinacoteca la clase no puede faltar en absoluto.

3º. La propuesta gastronómica:

La gastronomía depende del chef Daniel Napal, responsable de la empresa que gestiona todos los espacios gastronómicos del Museo Thyssen-Bornemisza, Antiguo Convento Catering.

Su carta cuenta con  platos como el ceviche de marmitako; la ensalada de perdiz escabechada con mango, berenjena marinada y vinagreta de vino blanco; el carpaccio de langostinos y carabineros con aceite de erizos, coco y lima; o el suquet de rape y marisco al aceite de naranja y azafrán. Recetas ideales para una cocina mediterránea que tendrán un vino adecaudo con el cual maridar.

Foto vía Diario ABC

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *