La Plaza de Oriente

Entre el Teatro y el Palacio Real situamos una de las plazas más emblemáticas y céntricas de la ciudad. Se trata de la Plaza de Oriente, construida durante el reinado de Fernando VII. Seguro que a muchos os suena, sobre todo los que habéis estado por Madrid. Esa plaza en cuyo centro se alza la estatua ecuestre de Felipe IV, erigida a mediados del siglo XVII, la primera estatua ecuestre que se hizo en el mundo con el caballo sostenido solamente en sus dos patas traseras.

Curiosamente, antes de que Fernando VII ideara el conjunto que hoy vemos, ya José Bonaparte, nuestro querido Pepe Botella, tanteó la posibilidad de crear una plaza de este estilo frente al Palacio Real, con el fin de embellecerlo. Sin embargo, la Plaza de Oriente no se inauguraría hasta 1844, el mismo año en el que se colocó en el centro la estatua ecuestre.

No es ni mucho menos Felipe IV el único aliciente de esta plaza, sino también sus jardines y las diferentes estatuas de los reyes godos que la rodean. Como os decíamos al principios, también podemos ver desde ella el Palacio Real, el Teatro Real y, un poco más allá, el Real Monasterio de la Encarnación.

Flores, jardines en forma de laberinto, como los de Noval y Lepanto, fuentes, zonas verdes, bancos donde sentarse, un pequeño parque infantil… La Plaza de Oriente es una de las principales plazas de la ciudad, tanto para el turista como para el lugareño. En Navidad se torna realmente pintoresca, y de noche, o a la caída de la tarde, con el sol de fondo y la silueta del Palacio Real es un lugar realmente hermoso.

Se nota rápidamente que es una plaza señorial y elegante. Una referencia obligada e imprescindible a la hora de visitar la ciudad. Las veinte estatuas, cinco de reyes visigodos y quince anteriores a la reconquista, le dan un realce majestuoso a la plaza.

En ella, en la zona del Ala San Gil del Palacio Real, hay una oficina de turismo en la que podéis pedir información precisamente sobre las visitas al palacio o rutas por el centro de la ciudad. La Plaza de Oriente está claro que es uno de los rincones por los que pasaréis en la ciudad.

Foto Vía Viajes y Turistas

1 ComentarioDejar un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *