Tabernas y bares de tapas en Madrid

Lo de los bares en España es para hacérselo mirar. Bueno, no mucho, que a todos nos gusta eso de meternos en un bar con los amigos, y tomarnos unas tapas y unas cañas. En Madrid no podía ser menos. Hay bares por todas partes. Más pequeños, más grandes, bares exclusivos, tradicionales, de los turísticos que te clavan una buena por unas cañitas, de los que recomiendas por lo baratos que son… Cientos para elegir, vaya.

¿Recomendaciones?, ¿favoritos?. Pues, si os soy sincero, resulta cada vez más complicado. Porque cuando crees que ya los has descubierto todos, un amigo te habla de otro, y luego otro de otro, y así vamos descubriendo. ¿A quién no le suena en Madrid, por ejemplo, la Taberna de Ángel Sierra?. Posiblemente sea de los que más me gustan. Está situado en la calle Gravina, en la Plaza de Chueca, muy fácil de identificar.

Si seguimos hablando de tabernas, tenemos que hacerlo de la Taberna La Dolores, situada en la Plaza de Jesús, cerca del Museo del Prado y el Jardín Botánico. Tapas y vinos, vinos y tapas, de las mejores de Madrid. Un poco más abajo tenéis Casa Alberto, una de las tabernas más antiguas de Madrid, ya que abrió sus puertas en 1827. En Casa Alberto os recomiendo pediros una tapa de callos, de los mejores que he probado nunca.

Si las tabernas madrileñas tienen buen vino, qué os puedo decir, jerezano como soy, de La Venencia, situada en la calle José de Echegaray, cerca de la Puerta del Sol. Magnífico vino de Jerez para los nostálgicos de su tierra, un lugar que no debéis pasar por alto un domingo al mediodía o una tarde cualquiera, cuando se está más a gusto.

Vale, dejamos los vinos y nos vamos de cañas. De cerveceo podemos pasar un buen rato en El Cangrejero, situado en la calle Amaniel, cerca de la Universidad Pontificia de Comillas. Pero, perdonadme, amigos, que os cite otra taberna, en este caso la Taberna de Antonio Sánchez, en la calle Mesón de Paredes, entre Lavapiés y Embajadores. Eso sí, con el museo que hay en su interior se ha vuelto demasiado turístico e intranquilo, ¿no?.

No me quiero olvidar de rincones como la Bodega La Ardosa, en la calle Colón, muy cerca de la Gran Vía, tanto para los amantes de la cerveza como del vino… y el salmorejo, único en la capital de España. Ni tampoco de Casa Paco, en la Plaza de Puerta Cerrada, con un excelente Valdepeñas, o el Bar de Los Caracoles, en la calle Toledo, o la Taberna de Dani en la calle Calatrava.

Seguro que me dejo muchos más por el camino. Así que entre todos los que vengáis por este artículo, y, claro, por Madrid, podríamos hacer una lista con vuestras mejores tabernas y bares de tapas, ¿no?.

Foto Vía Vipgourmet

Encuentra hoteles bonitos en Madrid.

1 ComentarioDejar un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *