Se limita el acceso a la puerta del Sol para tomar las uvas

La costumbre de celebrar la Nochevieja comiendo las doce uvas al compás del famoso reloj de la Puerta del Sol arrancó en 1882. Llegó con  motivo de una tasa municipal  puesta en marcha por parte  del alcalde de Madrid a quienes celebrasen la llegada de los Reyes Magos.

Pues bien, esta tradición madrileña tendrá una serie de restricciones en este año. Así, el acceso a la Puerta del Sol tanto en la Nochevieja como en el ensayo de las uvas del 30 de diciembre estará controlado por primera ocasión por conteo manual o mecánico y se fijará un aforo máximo. La cifra se concretará en los próximos días, pero en cualquier caso  será inferior a 71.100 personas, que es la capacidad de evacuación de la zona hoy en día.

Uvas en la Puerta del Sol

El Ayuntamiento de Madrid ha considerado que se deben establecer restricciones. De este modo, se está estudiando varios informes de ocupación aconsejados para esta superficie de 10.957 metros cuadrados (sin contar los elementos fijos como las bocas del Metro, los quioscos y las estatuas) para poder determinar  el límite adecuado para la Puerta del Sol.

Por otro lado, el acceso a la Puerta del Sol estará restringido a cuatro puntos: la carrera de San Jerónimo y las calles Alcalá, Arenal y Mayor. El resto de las vías quedarán totalmente libres de gente con el fin de  poder evacuar el lugar  en el caso de que se produjera algún incidente o pasase algo grave e inesperado.

El conteo de las personas que comerán las uvas frente al reloj de la Real Casa de Correos  en la Puerta del Sol será llevado a cabo por  cuatro equipos de 16 voluntarios de Protección Civil. Asimismo, se prohibirá llevar vidrios, petardos, armas u objetos contundentes que puedan ser usados  como elementos arrojadizos, e incluso se revisarán bolsas y mochilas y se harán diferentes cacheos corporales superficiales. La seguridad en un evento con tanta afluencia es muy importante.

También cuatro patrullas de la unidad de Atención al Turismo ubicadas a unos 400 metros de distancia de la plaza informarán mediante paneles luminosos del nivel de ocupación y advertirán del cierre de los accesos en el caso de que se llegaran a producir.

Por último, la estación de Metro de Sol-Vodafone se cerrará a las 21.00 horas, 30 minutos antes que en otros años.  Las fuentes, las estatuas, el árbol navideño y la cúpula del intercambiador  de la Puerta del Sol serán protegidas con varias vallas con el fin de que el público no se suba a ellos a lo largo de la noche.

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *