Lavapiés, un barrio castizo

Lavapiés es una de las zonas más singulares e interesantes de Madrid. Un lugar para ver, disfrutar y vivir. Lavapiés no dejará indiferente a nadie. En su origen, Lavapiés fue el barrio judío o judería. Así, su nombre proviene de ava puets, lugar de judíos, y que daría origen a los castizos “Manolos” y “Manolas”, nombre que se daba al primer hijo de la familias de judíos conversos.

Se trata de un barrio castizo por excelencia, ha sido fuente de inspiración de numerosas zarzuela y sainetes. Hoy en día, Lavapiés es un barrio donde conviven todo tipo de inmigrantes. Se calcula que más del 50% de la población del barrio es de origen no español.

Lavapiés es el barrio de las corralas, las más castizas construcciones madrileñas. Hay unas cuantas: Embajadores, 37; Corrala de Miguel Servet (Mesón de Paredes, 79, Espino, 6); Tribulete, 25; Embajadores, 52; Ribera de Curtidores, 5; Ruda, 3; Buenavista, 16; pero la más famosa por ser el escenario inspirador de La Revoltosa es la que está en la calle Tribulete, 12 y Sombrerete, 13, con fachada a Mesón de Paredes. Su construcción data de 1872 y se restauroén 1979, después de que fuera declarada monumento artístico en 1977.

Luego, habrá que visitar la iglesia de San Cayetano (Embajadores, 15), una de las muestras más logradas del barroco madrileño del siglo XVII; durante la Guerra Civil quedó prácticamente destruida por lo que tuvo que ser reconstruida.

También hay que ver las ruinas de la iglesia del convento de las escuelas pías de San Fernando (plaza de Agustín de Lara), una iglesia del XVIII en ruinas desde los primeras días de la Guerra Civil que hoy en día alberga una sede de la UNED, una biblioteca y una espléndida terraza en su última planta.

Otros hitos destacados de este barrio son el Convento de Santa Isabel (calle de Santa Isabel) que alberga cuadro de artistas como Claudio Coello y José de Ribera; y la Casa Encendida (Ronda de Valencia, 2), típica construcción industrial de inspiración neomudéjar del siglo XIX que ahora acoge un moderno y activo centro cultural.

Por último, en la calle Santa Isabel, 52, se alza el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, un sensacional museo para conocer la pintura española de finales del siglo XIX y, sobre todo, del siglo XX.

Foto vía Minube 

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *