La Gran Vía

Hasta hace bien poco cuando uno quería ir a ver los edificios y rascacielos más altos de Madrid se venía a la Gran Vía. Quién iba a decir que, teniendo en cuenta los últimos edificios que se han levantado en la capital, la Gran Vía se iba a quedar pequeñita, ¿verdad?. Sin embargo, viajar a Madrid y no daros el típico paseo por esta avenida…

Siempre que paseo por la Gran Vía tengo la sensación de que me pierdo algún detalle. Me gusta mirar a los turistas. No paran de hacer fotos, de mirar las tiendas y escaparates. Miran hacia arriba y hacia abajo, señalan cualquier detalle curioso de la arquitectura, se tapan los oídos por el intenso tráfico… La Gran Vía es parte de la vida de Madrid… pero qué parte…

Llena de cines y teatros, bares y restaurantes, creo que se podría pasar la vida cruzando la Gran Vía. Hace poco cumplía un siglo, y yo la encuentro cada vez más joven. Allí se pierde y se encuentra la gente, nos vamos de compras, de teatro, de cine…

La Gran Vía comienza en la calle Alcalá y termina allá abajo, en la Plaza de España. O lo que es lo mismo, conecta los barrios de Salamanca y Argüelles. Pero, ¿cuáles son esos edificios que no deberíamos perdernos en ella?.

Pues típicos edificios como el de la Unión o el de Fénix, la Sociedad Gran Peña o el Casino Militar, los edificios de Telefónica, y los palacios de la Prensa y el de la Música. Y en especial, el edificio Metrópolis, construido en 1911, un año después de la aparición de esta calle. Casi se podría decir que es uno de sus símbolos.

Y por la noche la Gran Vía se llena de luces de neón. Los escaparates y los teatros atrapan a los lugareños y turistas con sus llamativos estruendos y juegos. El tramo comprendido entre la Plaza de Callao y la Plaza de España es algo así como el broadway español, por sus cines y teatros.

Si os venís a Madrid a pasar unos días, os recomiendo pasear a cualquier hora del día por la Gran Vía. Siempre hay vida, siempre hay bullicio, siempre hay historia. No deja de sorprenderme cada vez que voy, con algo nuevo, genuino. La Gran Vía, cada vez más joven a pesar de tener ya 101 añitos.

Foto Vía Hostal Ballesta

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *