La Cava Baja

Pasear, lo que se dice pasear, no es lo que suelo hacer yo por la Cava Baja de Madrid, vaya. Se puede hacer perfectamente, claro, pero muchos de los que transitamos por esta zona de la capital a ciertas horas que el hambre aprieta estarán de acuerdo conmigo en la primera frase, ¿verdad?.

Porque esta calle tan señera del barrio de la Latina es uno de esos rincones recomendados para irnos de tapas por Madrid. Los domingos por la mañana, después de darnos la típica vueltecita por el Rastro, se antoja casi imprescindible. Así que no os vayáis tan pronto a vuestros hoteles en Madrid, que hoy comemos en la Cava Baja.

Para situarnos mejor, la Cava Baja se encuentra entre la Plaza de Puerta Cerrada y la Plaza del Humilladero. Calle histórica, por otra parte, de la que se cuentan muchas leyendas y chascarrillos. Pero, fundamentalmente, calle gastronómica ya desde el siglo XVII, cuando los mercaderes que venían de Castilla paraban por aquí en sus fondas y tabernas para reponer fuerzas, y quizás otros menesteres.

La Cava Baja es, aún así, una calle muy tranquila de día, especialmente a primeras horas de la manaña y los días entre semana. Pero, claro, con la llegada de la noche, tanto turistas como lugareños se acercan a sus bares de tapas y restaurantes. Os puedo asegurar que los hay para todos los gustos, desde los más caros a los más baratos, desde la cocina tradicional a la más moderna, desde las tapas a platos más sofisticados.

El fin de semana es el momento ideal si se quiere ir de vinos y tapas, aunque no quita que muchos de sus bares estén llenos. Tascas y tabernas antiguas se mezclan con bares y restaurantes modernos. Hay para elegir, la verdad. Seguro que os suena Casa Lucio, ¿verdad?. Pero hay muchos más, y hacer una lista sería interminable. De mis andanzas por allí recuerdo la Covatilla, el Tempranillo, el Almendro… Todo es entrar en alguno y disfrutar.

Para llegar a la Cava Baja lo tenéis muy fácil. Se puede llegar en metro hasta la parada de metro de la Latina, aunque tampoco queda muy lejos a pie de lugares como la Plaza Mayor o la Puerta del Sol. Se da uno el paseíto, si el tiempo lo permite, y listo.

Está claro que si venís a Madrid, y estáis buscando un buen lugar en el centro para comer y beber, la Cava Baja es una muy buena opción.

Foto Vía Fernando Orgambides

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *