La arquitectura de Madrid

Madrid ha sido descrita como “la ciudad de las mil caras”, una imagen que refleja la diversida de estilos arquitectónicos. Los ricos y ostentosos del siglo XVI llenan el Madrid antiguo en los alrededores de la plaza Mayor y la plaza de la Villa. Al noroeste de la ciudad, en El Escorial, la arquitectura del palacio de Felipe II se caracteriza por su estilo austero.

El siglo XVIII trajo consigo la voluntad de los Borbones de romper con los moldes anteriores y se impuso el gusto barroco. Con la llegada de Carlos III se puso de moda la estilización propia del neoclasicismo. Mientras la ciudad se expandía hacia las afueras, también aumentaba su gusto por diferentes tendencias arquitectónicas. Hoy, los arquitectos de Madrid siguen experimentando con originales estilos e innovadoras técnicas de construcción.

1º. El Madrid de los Austrias:

Desde 1560, el convento de las Descalzas Reales, de ladrillo, rojo y granito, sirvió de hogar a monjas de sangre real.

2º. Barroco: 

Este estilo se utilizó durante el siglo XVII. La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, de Churiguerra, ya muestra influencias del siglo XVIII.

3º. El Madrid de los Borbones:

Bajo la influencia de la arquitectura francesa, la puerta de Alcalá fue erigida por Carlos III, como parte del plan de mejora de esta zona de la capital.

4º. Neoclasicismo:

Diseñado en 1785 por Juan de Villanueva, el Museo del Prado ilustra la tendencia neoclásica, que rechaza los excesos del barroco y apuesta por líneas más sobrias.

5º. Neomudéjar:

Las Escuelas Aguirre son un excelente ejemplo de este estilo implantado en Madrid a finales del siglo XIX, y que se caracteriza por el uso artístico del ladrillo y la profusión de balcones e hileras de miradores.

6º. Art Déco:

El gigantesco cine Palacio de la Música, en la Gran via, tiene cabida para unos 2.600 espectadores y está considerado una joya de la arquitectura art déco.

7º. Modernismo:

Un llamativo ejemplo modernistas es el edificio de la Sociedad General de Autores (SGAE), restaurado hace pocos años.

8º. Arquitectura franquista:

El Instituto de Crédito Oficial es de estilo neoherreriano, que aparece durante el franquismo y toma su nombre de Juan de Herrera, arquitecto de El Escorial.

Foto vía Vanity Fair

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *