El Yacimiento Paleontológico de la Carpetana, una sorpresa de la estación de Carpetana

Yacimiento Paleontológico de la Carpetana.

En la estación de Metro de Carpetana se puede visitar ala instalación museográfica realizada por la Comunidad de Madrid para  conocer uno de los más importantes yacimientos de restos paleontológicos de la región, descubierto con motivo de la obras de Metro de Madrid en dicha estación, ubicada en el número 328 de la Vía Carpetana.

Los visitantes disfrutarán con  numerosos ejemplos de la vida animal y vegetal del Madrid del Mioceno, el periodo comprendido entre 23 y 5 millones de años atrás.  Entre estos hallazgos, sobresalen mandíbulas de caballo primitivo, restos de Mastodontes, así como de Rinocerontes, rumiantes, tortugas gigantes y restos de carnívoros.

También se han encontrado diversas piezas de una especie de lobo (Hemycion sansaniensis) e incluso restos abundantes (mandíbulas, caninos) de anficiónidos (Amphycion giganteus), predador y carroñero con una morfología intermedia entre oso y perro.

La muestra se divide en dos espacio. El primero de los espacios, pegado a los torniquetes de una de las dos entradas, presenta un panel en vinilo con las imágenes que representan el paleoambiente existente cuando se formó el yacimiento, y donde aparecieron numerosos restos, sobre todo correspondientes a mastodontes de la especie Gonphotherium angustidens.

También se puede ver  una reconstrucción en la que aparecen gonfoterios y un ciervo denominado Heteroprox con los ambientes, especies vegetales y biotopos existentes en aquellos tiempos  en la Carpetana.

En el segundo espacio,  se recrea el paleoambiente existente en Carpetana cuando se formó el yacimiento 2, hace aproximadamente 14 millones de años, y se hallan representadas algunas faunas de las descubiertas en las excavaciones.

Este espacio tiene  dos vitrinas en las que se sitúan  réplicas de restos fósiles que se han recuperado en la excavación de la estación.

Entre ellas, están  las piezas más interesantes como la mandíbula de suido (jabalí primitivo), mandíbulas de rinoceronte, mandíbulas de oso-lobo, varias mandíbulas de anquiterios (pequeños caballos primitivos con tres dedos) y mandíbula de oso-perro.

Por último, junto a un acceso nuevo de la estación, se puede ver una reconstrucción casi a tamaño real de una de las especies emblemáticas del Mioceno madrileño: un gonfoterio o mastodonte, de gran tamaño y parecido con un elefante.

Foto vía  MetroMadrid

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *