El Palacio Real de Aranjuez

Aranjuez es una preciosa ciudad, ideal para conocer cuando uno viaja a Madrid,  pues se encuentra a  apenas 50  kilómetros. La ciudad ribereña ha sido elegida  como Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001.

Ubicación, horarios y tarifas:

El Palacio Real de Aranjuez destaca como el lugar más significativo  de esta bella ciudad del sur de la Comunidad de Madrid . Viniendo desde la capital, uno llega a Aranjuez e inevitablemente ve el Palacio Real. No hay posibilidad de perderse, la carretera de Madrid acaba en dicho lugar. También se puede llegar en la Renfe y autobuses.

El Palacio abre de las 10.00 horas a las 18.00 horas de octubre y marzo, y desde las 10.00  a las 20,00 de abril a septiembre, todos los días excepto los lunes. Las entradas van de 9 a 4 euros.

El Palacio por dentro:

Felipe II comenzó las obras del palacio con los arquitectos  Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera,  concluyéndose en el reinado de Fernando VI, con la añadidura de dos alas en la época de Carlos III.

De ladrillo y piedra blanca, con planta cuadrangular  y con una fachada central renancentista y con adornos barrocos más tardíos. Se entra por la espléndida escalinata, luego se continúa por las habitaciones de las reinas, los reyes y los infantes además de las salas de música, el comedor de gala, la capilla, el salón del trono, el salón de porcelana y la saleta de fumar, réplica de las sala de Dos Hermanas de la Alhambra de Granada.

Toda la suntuosidad de la Corte se refleja en el mobiliario de las salas, en las excepcionales colecciones de relojes, en los tapices flamencos, las impresionantes lámparas, los magníficos cuadros y todo tipo de detalles artísticos de incalculable valor.

Sus jardines:

Tras visitar el Palacio, nada mejor que dar un paseo por los jardines que rodean al mismo: el Jardín del Príncipe, el Jardín del Parterre, el Jardín de la Isla y el Jardín de Isabel II.  Se extienden por la ribera del Tajo, salpicada de árboles centenarios y una variada y preciosa vegetación.  

Conclusión:

En menos de una hora, uno llega a Aranjuez. Así que el Palacio y sus jardines pueden ser visitados en una mañana por el turista. Después de comer en un restaurante típico de la ciudad (no dejar de probar las fresas y los espárragos), uno vuelve a Madrid con toda la tarde por delante para disfrutar de los encantos capitalinos.

4 ComentariosDejar un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *