El Bosco y Georges Le Tour, grandes apuestas del Museo del Prado para el 2016

La notable  exposición sobre el V Centenario de El Bosco y la excelente muestra sobre uno de los pintores franceses más sobresalientes del Siglo XVII, Georges de La Tour, son parte de las principales apuestas del Museo del Prado para el 2016.

En primer lugar, para   celebrar el quinto  centenario de la muerte de El Bosco se pondrán en liza  una muestra monográfica con los más destacados  trípticos hechos por El Bosco, incluyendo el préstamo del de las Tentaciones de San Antonio del Museo de Arte Antiga de Lisboa, y otros provenientes de varias pinacotecas e instituciones.

EL BOSCO LLEGA AL MUSEO DEL PRADO

Esta exposición sobre el Bosco se compondrá de cinco secciones de carácter temático a las que se suma una sexta parte que aborda  los dibujos. Como introducción, se ubicará  al genial pintor y a su obra en su ciudad,  y junto a unos artistas que trabajaron al mismo tiempo en dicha localidad  como Alart du Hameel o Adriaen van Wessel.

Asimismo,  la última sección albergará una completa  representación de obras en las cuales se ven de forma clara  la influencia que El Bosco  ejerció después de su fallecimiento a lo largo del siglo XVI y el gusto por “lo bosquiano” que se manifestó en todos aquellos años.

Tamibén se pondrán ver  pinturas, miniaturas, dibujos, entalladuras, grabados a buril, en los cuales  se representan varios de los asuntos abordados por el pintor, sobre todo el infierno y los pecados. Todo ello del 31 de mayo de 2016 al 11 de septiembre de 2016.

Por su lado,  la exposición Georges de La Tour se podrá visitar del 3 de febrero al 12 de junio de 2016. Está muestra estará formada  por 30 pinturas que servirán para recordar la formidable obra de este pintor.

Olvidado durante más de dos siglos,  La Tour fue recuperado en el inicio  siglo XX. Hoy en día, está considerado  junto a Poussin, el pintor francés más sobresaliente del siglo XVII.

Artista de matriz caravaggesca, La Tour llama la atención por sus pinturas nocturnas de contrastes lumínicos violentos y sus tipos físicos típicos como  mendigos, músicos callejeros, viejos pendencieros, que muestran  un singular  contraste con sus  escenas religiosas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *