El Berrueco

El Berrueco se encuentra a unos 65 kilómetros de Madrid. Este pequeño pueblo se halla al amparo del macizo de la Cabrera en la cuenca del Lozoya. Un clima fresco, la proximidad del embalse de El Atazar y una excelente comunicación por autovía han potenciado a El Berrueco como lugar de veraneo y la construcción de viviendas de segunda residencia.

En el Berruco, destaca su piedra berroqueña, procedente de las canteras de las laderas próximas, la cual ha servido para la construcción de adoquinados, bordillos de aceras y dinteles de media España. Dada su relevancia, existe un Museo de la Piedra en la localidad.

La atalaya de Torrepedrera, torre vigía construida en época musulmana, se alza en un cerrillo en las afueras, ello demuestra que El Berrueco formó parte desde el siglo VIII de la llamada Marca Media, línea fronteriza entre los reinos árabes y cristianos. La atalaya es de forma troncónica y planta circular, tiene 6.20 metros de diámetro y una altura de nueve. Fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1983.

El Berrueco consiguió los derechos de villa en 1592. Como símbolo de la justicia medieval , en la plaza principal se puede ver la picota, un monolito de piedra donde se exponían para escarmiento público las cabezas de los ejecutados; se trata del único ejemplar conservado en la Comunidad de Madrid.

La trama urbana de El Berrueco gira en torno a la plaza de la Picota, historico encrucijada de caminos. Tras el edificio del ayuntamiento, se extiende una arbolada zona de recreo con frontón y piscina.

Algo alejada de la esta plaza, se sitúa la iglesia de Santo Tomás Apóstol con espléndidas vistas al embalse de El Atazar y hacia la sierra de La Cabrera. Esta parroquia data del siglo XV y se reformó tres siglos más tarde.

El embalse de El Atazar y las grandes formaciones de piedras que asoman sobre los cerros del entorno son dos ingredientes sobresalientes del paisaje de este pueblo madrileño.

Por último, en El Berrueco se representa un belén viviente en Navidad, se festejan los Carnavales con una tradicional vaquilla simulada que persigue a las cuadrillas disfrazadas y a comienzos de mayo se celebra la fiesta de Nuestra Señora de los Remedios.

Foto vía Todo Pueblos

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *