El Banco de España

Con tres fachadas que dan al paseo del Prado, a la plaza de la Cibeles y a la calle de Alcalá, es complicado saber cual es la entrada principal al Banco de España, un icono de la capital de España. En realidad, es la que da al paseo del Prado, pero hoy en día sólo se utiliza en contadas ocasiones.

El edificio fue creciendo en tres etapas: el original fue construido de 1883 a 1891 en la esquina de Cibeles; después se añadieron nuevas alas; finalmente, el Banco de España se fundó en 1856.

La amplia escalera principal, hecha de mármol de Carrara y dominada por vidrieras con temas mitológicos y alegóricos, desemboca en el patio del Reloj; este patio central cubierto, impresionante ejemplo de estilo art déco, posee una enorme claraboya donde se encuentran las ventanillas.

La biblioteca, abierta para investigadores, está ubicada en un enorme salón cuyo interior fue diseñado por Eiffel y está construido por entero con filigrana de hierro forjado y pintado de blanco. También hay otra biblioteca, más pequeña y antigua, rodeada de librerías acristaladas de caoba.

Los diversos salones están decorados con la importante colección de tapices, vasijas, muebles antiguos y pinturas del banco, incluyendo una primera impresión de la serie de grabados de Goya, con escenas taurinas y algunos Caprichos.

En la circular sala Goya hay ocho pinturas del maestro zaragozano que incluyen retratos de Carlos III y del conde de Cabarrús. En el cuadro El conde de Floridablanca  en el estudio del artista, Goya se autorretrata mientras observa al conde.

Debajo del patio del Reloj, a 30 metros bajo el nivel de la calle y cerrado a los visitantes, existe un sótano cuya estructura incluye una isla rodeada de un foso. En ella está la cámara acorazada donde se guarda el oro del banco. La cámara puede ser inundada ante una inminente amenaza de robo.

Foto vía De Finanzas

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *