El aire de la Comunidad de Madrid empeora en el año 2011

El grado de contaminación atmosférica en el conjunto de la Comunidad de Madrid volvió a superar en 2011 los límites saludables establecidos por la Unión Europea y también, pero en mayor medida, los topes recomendados por la Organización Mundial de la Salud. Así lo indica un informe dado a conocer por miembros de la ONG Ecologistas en Acción, quienes explicaron que el tráfico de vehículo es el principal causante de este grave problema.

Los datos de los contaminantes proceden de un red de medición distribuida a lo largo de 26 estaciones que abarca seis zonas de la Comunidad de Madrid. Conforme a estos detallados registros, los mayores problemas son causados por tres contaminantes como son las partículas en suspensión, el dióxido de nitrógeno y el ozono troposférico.

El valor límite legal diario de las partículas en suspensión se rebasó en nueve de las 23 estaciones durante el año 2011, en tanto que en el año 2010 se superó en tres; el dióxido de nitrógeno sobrepasó la medida en tres, una unidad más que en 2010, en tanto que el nivel del ozono troposférico fue superado en nueve estaciones, una más que en 2010.

Este último elemento afecta a las zonas periféricas de la Comunidad de Madrid, normalmente donde las personas se ejercitan y acuden a respirar aire puro. Por eso, en muchas ocasiones se recomienda que cuando se haga deporte se busque este tipo de información. Cuando se hace deporte, se consume más aire y si éste se presenta contaminado supone un claro perjuicio.

El nivel medio de contaminación de Madrid supera en cuatro puntos lo que exige la Unión Europea. Este hecho es uno de los peores datos de la capital de España. El aire contaminado en Madrid se nota, sobre todo, en ciertas épocas del año cuando no llueve y el calor aprieta. Desde varias zonas de la ciudad se puede ver una especia de nube que cubre toda la superficie por el aire. Madrid debe apostar mucho más por limpiar sus cielos y evitar que la contaminacion se convierte en un problema más grave todavía.

Foto vía EFEVerde

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *