Cómo visitar el Museo Thyssen en familia

La mayoría de  los museos disponen de propuestas específicas para disfrutar de una visita divertida en familia. Así, el Museo Thyssen-Bornemisza tiene unos amenos talleres educativos junto a un ambicioso programa de aplicaciones móviles que se encuadra dentro del proyecto digital Conecta Thyssen.

El Museo Thyssen-Bornemisza recibe cada año la visita de alrededor de 100.000 niños y jóvenes (entre 3 y 18 años), lo que upone el 10% del total de visitantes. Debido al éxito de las actividades programadas para las familias, clasificadas en función de las edades de los niños, el  Museo Thyssen ha puesto en marcha  un conjunto de nueve aplicaciones en colaboración con la Fundación BBVA.
Una visita con niño al Museo Thyssen

Todas las aplicaciones son gratuitas y están disponibles para todos los dispositivos móviles. De este modo,  se facilita su uso para todos los niños que puedan tener acceso a estos dispositivos. Las nueve apps se pueden descargar en la web del museo madrileño.

Entre esta apps, destaca la  aplicación Crononautas, donde se conecta el mundo digital con el real. Con esta app los cuadros del Museo Thyssen “hablan”  un lenguaje secreto que solametne podrá conocer quien lleve una tablet y siga una serie  de pistas que arrancan en el tímpano que corona la fachada principal de este museo de la capital de España.

El gran de fin de este juego  pasar por hacer mucho más divertidas las visitas familiares al Thyssen, que los niños jueguen junto a sus padres y que la experiencia de visita al museo se transforme en un plan de ocio familiar.  Se busca que el niño disfrute con una experiencia lúdica  sobre todo si es la primera visita al museo.

Al enfocar con la tablet o el teléfono móvil inteliegente  los cuadros señalados por las diferentes pistas, el dispositivo enseñará un conjunto datos sobre los personajes del cuadro no disponibles para el resto de visitantes.  Encima, se plantean sucesivos retos para descubrir el arte mientras se juega a detective durante la visita al museo.

Por otro lado, el Museo  Thyssen cuenta con doce diferentes recorridos al año  para las familias para evitar que las visitas se repitan y puedan llegar a aburrir, sobre todo, a los niños. Las actividades organizadas por el Thyssen duran dos horas y media y combinan la visita con un taller. Un tiempo y una actividad que resultan ideales para los más pequeños.

Finalmente, la última novedad en añadirse a la colección Conecta Thyssen es Cuadros Vivos, una aplicación  en la cual seis de las pinturas más famosas de la pinacoteca madrileña cobran vida con el fin de que los  niños a partir de tres años se familiaricen con el arte jugando.

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *