Cine Doré

Pues al bajarnos del metro en la parada de Antón Martín podemos ir hasta el Cine Doré, uno de esos rincones típicos y con encantos de Madrid. Hoy es la sede, para más señas, de la Filmoteca Nacional, en la calle de Santa Isabel, a unos minutos andando de Atocha. Es un edificio de estilo llamativo construido en 1912, por lo que está presto a cumplir ya un siglo.

Aunque como cine no se convirtió hasta 1923, cerrando en 1963 y volviendo a abrir, ya como sede de la Filmoteca Nacional, en 1982. Hoy en día se puede ir a ver algo de cine clásico, a tomar una copa en la cafetería… Lo que está claro es que a veces ponen grandes títulos, al menos de películas que ya no encuentras en ninguna parte. ¿Los precios?. Mucho más barato que cualquier cine de estreno, claro. A 2,50 euros la entrada, y a 20 euros el bono de diez pases.

La cafetería del interior tiene sillas y mesas pequeñas. Junto a la cafetería también hay una librería especializada en cine, Ocho y Medio. Mientras empieza la peli te puedes sentar a tomarte un cafelito o a comprarte un libro.

Eso sí, a veces la película es de esas que tienen tirón y, claro, se forman unas colas tremendas, por lo que no vayáis a última hora porque os quedáis fuera, ya que las butacas no están numeradas.

Es una forma de ver cine original. Yo tengo la suerte de ir con frecuencia, y he asistido a películas clásicas, las de toda la vida, películas más modernas, españolas, americanas, cine europeo, cine en versiónoriginal subtitulado (que me encanta) e incluso en un par de ocasiones películas de cine mudo con ambientación de piano en la sala. Una pasada el ambiente tan íntimo que se vive.

Claro, como en todo tiene que haber algún pero. Lo primero es que te tienes que adaptar al día y la hora en la que proyecten la película. Aquí no es como en el cine de estreno, que te la van a repetir catorce veces. Además, si la sala se llena pues siempre va el gracioso que no tiene muchas ganas de ver la peli, o cosas por el estilo.

El Cine Dorés es uno de esos lugares a los que merece la pena ir si estáis en Madrid y queréis pasar un rato agradable viendo cine del bueno, no el que hacen ahora. Por cierto, no extrañaros de la tribu selecta de culturetas que aparecen con el libro bajo el brazo. Son gente tradicional que viene por la sala…

Foto Vía Yarapoctli

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *