‘Calles y rostros de Berlín’, una magnífica exposición en el Museo Thyssen

408VISO-THYSSEN-73.

El próximo 9 de noviembre se celebra el 25º aniversario de la caída del Muro de Berlín. Desde 1989 la capital germana ha revivido un esplendor cultural que ya experimentó en el incio del siglo XX. Aprovechando esta efeméride, la embajada de Alemania y el Museo Thyssen presentan la exposición ‘Calles y rostros de Berlín’, un interesante viaje por la cultura berlinesa durante las tres primeras décadas del siglo  XX. Se podrá visitar hasta el 25 de enero de 2015.

Interrumpido en  1933 por el ascenso del nazismo, Berlín se convirtió hasta entonces en una capital cultural y artísitica. Multitud de artistas se concentraron en esta urbe i para dar rienda suelta a su creatividad. Ello dio mucha vida y esplendor a la capital germana. Dividida en dos secciones, las 18 obras de ‘Calles y rostros de Berlín’ abordan la evolución de la ciudad a través del paso de los años.  Además,  en la exposición solo hay dos protagonistas: Berlín y sus ciudadanos.

Por una parte, los lienzos que reflejan la realidad hasta la Primera Guerra Mundial se fijan en las calles berlinesas. Cuadros recargados como ‘Metropolis’ (1917) de George Grosz apuestan por un expresionismo con un claro lenguaje vanguardista. Aquí se  evidencia el declive de Berlín en plena Guerra Mundial.

En la segunda parte de la exposición Berlín aparece retratada a través de los rostros de sus habitantes. Los pintores alemanes dejan de creer en el arte como una herramienta para cambiar la sociedad y la ‘Nueva Objetividad’ pasa a dominar la corriente artística.

Asimismo, en los últimos momentos del expresionismo berlinés sobresale  la obra ‘Quappi’ de Max Beckmann, pintada entre 1932 y 1934. Beckmann le implantó una sonrisa a la mujer de la obra; no obstante, se la borró poco después para modificarla por un gesto serio, mucho más acorde a la época a la que se abocaba Alemania.

Por último, cuando  el nacionalsocialismo llegó al poder, el futuro de aquellos artistas cambió para siempre. Muchos de ellos escaparon de Alemania y otros se quedaron allí exiliados en el interior de su país y sufrieron.

Foto vía RTVE

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *